Trocadero Shoes

Descubre el origen del zapato Zueco

Si quieres viajar en el tiempo, descubre el origen del zapato zueco en este post. Muchas veces no nos paramos a pensar en el momento en el que se creó el calzado. Sin embargo, conviene recordar estas curiosidades de vez en cuando, aunque sea para tener un poquito de cultura.

Así, la palabra zueco proviene del latín soccus: calzado que llevaban los cómicos en el teatro romano. 

El origen del zapato

El origen del zapato lo remontamos a la aparición de la sandalia. Éstas aparecieron por primera vez en el antiguo Egipto, fabricadas con paja trenzada o láminas de hoja de palmera. 

Sin embargo, su uso no se asemejaba al que conocemos hoy en día. Las sandalias se utilizaban en ceremonias y eran utilizadas exclusivamente por los hombres. Sin embargo, siglos después dejaron de ser consideradas un producto de lujo en Mesopotamia.

La evolución de los zapatos

Como en todo, el zapato también tuvo su evolución. Así, por ejemplo, muchos historiados y pensadores antiguos consideraban que solo los dioses podían calzar sandalias. Mientras que, en la antigua Persia, se hacía común el calzado más flexible. Éste era conocido como “Persikai” y destacaba por su gran comodidad. También destacaba el borceguí o zapato de caza, así como las botas lazadas llamadas endromides.

Un dato curioso es que en la Antigua China, se le impuso a la mujer la reducción del tamaño del pie. Con esto conseguían la conocida “flor de loto”, ideal de sensualidad y elegancia. 

Por otro lado, en el imperio romano llevaban sandalias en casa llamadas solae. Éstas eran suelas de cuero unidas al pie con correas y sujetas con lazos. 

Dicho calzado solía combinarse con el atuendo. Por ejemplo, con la toga se usaba el calceus o especie de borceguí. 

En la Roma clásica, el zapato rojo en la mujer era propio de las cortesanas. Tiempo después, el emperador Arrellano decidió llevarlos de forma exclusiva. Tras esto, los papas comenzaron a calzar babuchas de ese color. 

Transformación del calzado occidental

Gracias a la elegancia de Carlomagno y sus zapatos, se lanzaron los zapatos de punta cueca. 

En España, por el contrario, aparecieron los chapines a finales de la Edad Media. Posteriormente, esta tendencia se trasladó a Italia. Se trataba de un calzado de plataforma de madera ligera y forrados de tisú y cuero. 

En muchas ocasiones este zapato suponía una tortura, pues recordemos que no existía el zapato a medida. 

Por otro lado, otro punto a destacar en la historia del calzado es la resurrección del tacón en 1600. 

Por otro lado, los Hititas empezaron a clavetear por primera vez las suelas de las botas gruesas con tachuelas de hierro. También inventaron el tacón, en un principio con la utilidad de fijar el pie del jinete en los estribos.

Además, este tipo de tacón ayudaba a caminar en zonas de barro. Es entonces cuando aparecieron los zuecos. Y se introdujeron las plantas de corcho, cuero y madera como sujeción al suelo.

El origen de los zuecos de madera

Los zuecos eran típicos en lugares como Suecia, Holanda, Inglaterra, Galicia, Asturias o Cantabria. ¿Por qué? Porque se originaron en tiempos agrícolas en las zonas más húmedas.

Consistían en una sola pieza de madera, dejando el talón al descubierto. Era realmente utilizado en ambientes laborales, pues su comodidad y bienestar se adaptaban perfectamente a las largas jornadas.

Sin embargo, ha sufrido adaptaciones hasta llegar al zueco tal y como lo conocemos a día de hoy. Aun así, se sigue utilizando para personas con problemas en los pies, continuando siendo un zapato cómodo y hasta elegante. 

Y hasta aquí el post de hoy sobre el origen del zapato zueco. Esperamos que os haya gustado y hayáis descubierto un poco más de su historia. Si te interesa conocer más sobre calzado, no olvides visitar otros de nuestros posts. ¡Nos vemos en la próxima!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda
    Abrir chat